Raúl Castro cantor solista

“No pienso dejar Falta y Resto”

El director de Falta y Resto, músico, letrista y publicista de profesión, publicó su primer disco en solitario titulado Tinta Brava. Grabado con su voz áspera y la guitarra de Julio Cobelli, le canta a lugares comunes dentro del cancionero uruguayo, como el Carnaval, el Estadio Centenario y el candombe.

ALEJANDRA VOLPI

Raúl Castro: “Las coautorías con Jaime Roos fueron determinantes en mi vida”

Escribió letras de dominio popular que pasaron a la historia con música de Jaime Roos: Cuando juega Uruguay, Que el letrista no se olvide, La hermana de la coneja, De la canilla, Las luces del estadio y El grito del canilla entran en ese rango.

Para Raúl Castro debutar como solista con cuarenta años de trayectoria en el Carnaval sobre sus hombros es trasladar parte de su intimidad al escenario. Con Falta y Resto recorrió más de sesenta ciudades europeas y asegura que en Argentina la juega de locatario. “Una de mis metas más importantes como ser humano es lograr que la murga uruguaya se disperse por el mundo y quede como una huella de identidad cultural”, dijo en diálogo con El País desde Villa Argentina, en el departamento de Canelones, donde reside.

Sin embargo el repertorio que deberá defender en vivo sólo tiene una canción que refiere al género y da lugar a vidalas, tangos, chamarritas, gatos, milongas y boleros, grabados con austeridad y con la inocencia de un debut sin muchas pretensiones.

“A mí me gusta experimentar y Falta y Resto, por ejemplo, tiene como característica permanente el cambio. Lo único que ha mantenido es la esencia de su discurso”, reflexiona de cara a la playa que sirvió de marco para la carátula de Tinta Brava, título que está emparentado a su amor por la poesía. Hace poco más de una década debutó como actor de reparto en la película Estrella del sur y no descarta volver a la gran pantalla pero con rol protagónico y guión propio. Anarquía es el texto que guarda celosamente porque es muy cinematográfico. “Mi hija se dedica al cine, así que posiblemente me embarque pronto en ese rodaje”, agrega.

- ¿Siempre quiso ser solista?

- Nunca me lo había planteado concretamente, pero con el paso de los años vi que tengo muchas cosas para decir desde lo individual más allá de lo grupal que fue siempre lo mío, o de escribir para otros. Sentí la necesidad de decir yo mismo mis propias canciones y de ejecutar de otra manera el arte de escribir. Al principio iban a ser versiones de temas conocidos que tienen letras mías pero después de componer un vals con música y letra brotó todo el repertorio en poco más de un año.

-¿Qué importancia tuvieron las célebres coautorías que hizo con Jaime Roos en esta decisión?

-Me marcó mucho haber vivido desde adentro la llamada Generación del `73 con Jorge Lazaroff, Jaime Roos, Pájaro Canzani y Jorge Bonaldi. Las coautorías con Jaime fueron determinantes en mi vida, tuve la suerte de trabajar con quien yo creo es el músico popular más importante de los últimos treinta años. También lo hice con Lazaroff, que si bien nunca tuvo tanta exposición, desde lo profundo está en el mismo nivel, ambos son maestros para mí. No puedo decir qué habría pasado si nos los hubiera conocido.

-¿Por qué escogió un formato austero para el disco, solo con guitarra y voz?

-Al principio pensé en rodearme de una banda con grandes músicos porque tengo la suerte de haber cosechado muchos amigos en estos cuarenta años de carrera y la mayoría pasaron por Falta y Resto, pero lo mejor era abordar el proyecto desde un lugar que tuviera relación con los géneros que escogí. Todas las canciones tienen aires regionales: hay tango, folclore, plena, murga, candombe y chamarrita. Elegí lo que yo llamo `formato Gardel` o `formato Zitarrosa` con las guitarras criollas a cargo del maestro Julio Cobelli. Le hice caso a mi hija Soledad. Ella me recomendó que el disco recogiera mi canto después del asado al mediodía cuando agarro la guitarra y canto para mi familia, grabé con ese espíritu. La guitarra de Cobelli fue como subirse a una alfombra mágica y con los años, mi voz adquirió un tono bastante Joe Cocker, (se ríe).

-¿Se siente cómodo como intérprete?

-Estoy muy feliz y a veces me pongo nervioso. La presentación del disco en público será en agosto en el Teatro Circular y ahí será mi debut como cantor solista, pero ya tuve la suerte de ir a `la universidad de La Falta` que me permitió aprender empíricamente de teatro, canto y movimiento escénico. Fui solista en la murga en varias canciones y por ese lado vengo bien rumbeado. ¿Cómo me sienta el medio del escenario? Y bueno, vamos a ver qué le parece a la gente, yo creo que va a gustar.

-¿Por qué le canta a Montevideo, el Estadio Centenario y el Carnaval? ¿No es algo reiterado?

-Porque soy así, un hombre aferrado a sus querencias y sus afectos. Como decía Troilo: ¡qué me voy a ir si siempre estoy volviendo! Vivo en un lugar cerca de Atlántida, a cincuenta metros del Águila de Villa Argentina, un sitio inspirador que me permite tener contacto con la naturaleza. Sentí que tenía que dirigirme al interior del país porque muchas veces el canto ciudadano de la murga, el tango y el rock no tienen como meta a la gente del interior. El mío es un disco para los paisanos, (se ríe). Al estadio le rindo homenaje porque me crié en sus alrededores y en sus tribunas, éramos pibes y entrábamos colados a ver a Nacional y Peñarol. Entrábamos saltando de un lado al otro, íbamos a los túneles y hasta a los vestuarios, fue mi lugar de crianza. Soy del Parque Batlle y a mis hijos los hice muy futboleros. Pero también hay canciones de amor como Natalia, que se la dediqué a mi mujer, la madre de mi último hijo Antonio y Amores imposibles, un bolero, porque me gustaban mucho Los Panchos.

-Está viviendo muy cerca de donde moraba El Sabalero. ¿Lo extraña? ¿Por eso le dedicó El cantor de las villas?

-Vivo una manzana más hacia la playa de donde vivía José. Tuve la suerte de disfrutarlo en sus últimos años, éramos vecinos. Nosotros íbamos a arrancar carqueja el último viernes de cada turismo para el mate a la escalera del Águila.

-Otros artistas que publicaron sus álbumes en solitario, como Pitufo Lombardo y Tabaré Cardozo, dejaron de salir en Carnaval. ¿Está pensando tomarse vacaciones de Falta y Resto?

-Falta y Resto no es una murga, es un momento político, nació como un proyecto artístico y aunque nunca dejó de serlo se convirtió en una herramienta política de toda mi familia porque también escriben mis hijos. Sin tener una bandera solamente decimos lo que pensamos todos los años. Y yo no quiero perder eso, quiero seguir dejando mi opinión en la gente y mi compromiso. No pienso dejar La Falta.

-¿Cómo asume la ausencia de primeros premios para Falta y Resto en el concurso oficial en los últimos 25 años?

-Lo asumo con realismo y con orgullo por la certeza de que esta murga nunca se calló aunque fuera relegada. Es un orgullo muy grande tener solamente dos primeros premios (ganados en el `88 y el `89) y ninguno con gobiernos de izquierda porque nadie puede decir nada de La Falta. Nuestras críticas fueron fuertes y es claro que el gobierno municipal determina los jurados.

Austero y con la guitarra de Julio Cobelli

La coautoría más reciente de Raúl Castro fue con Francis Andreu. Juntos hicieron un tango que se llama Encarala. Tiene facilidad para el trabajo en equipo y muestra de eso es el éxito de Falta de Resto como colectivo artístico.

Sin embargo en Tinta Brava ejerció al máximo su capacidad de aislación. Es como si en esos doce surcos girara en una órbita desconocida.

Tinta Brava abre con Gato Oriental, una oda al interior profundo del país y sigue con El cantor de las villas, el homenaje a quien fue su gran amigo, José Carbajal, El Sabalero. En Dejá de quejarte libera un lenguaje de barrio sin filtro a ritmo de tango. Hay un Candombe a Montevideo, una milonga para el Estadio Centenario, un bolero titulado Amores imposibles y una plena denominada Apóstol de las orillas.

El repertorio se completa con la zamba La voz del poeta,Vidalita desaparecida, Natalia, Gracias Carnaval y una interpretación en portugués, A os pássaros. La constante de Tinta Brava es la combinación de su pluma y su voz con la guitarra de Julio Cobelli.

Es un debut austero, un disco para los amigos, la familia y los seguidores de Falta y Resto. Pero es sobre todo una puerta abierta para el letrista más memorioso.

Escribió letras de dominio popular que pasaron a la historia con música de Jaime Roos: Cuando juega Uruguay, Que el letrista no se olvide, La hermana de la coneja, De la canilla, Las luces del estadio y El grito del canilla entran en ese rango.

Para Raúl Castro debutar como solista con cuarenta años de trayectoria en el Carnaval sobre sus hombros es trasladar parte de su intimidad al escenario. Con Falta y Resto recorrió más de sesenta ciudades europeas y asegura que en Argentina la juega de locatario. “Una de mis metas más importantes como ser humano es lograr que la murga uruguaya se disperse por el mundo y quede como una huella de identidad cultural”, dijo en diálogo con El País desde Villa Argentina, en el departamento de Canelones, donde reside.

Sin embargo el repertorio que deberá defender en vivo solo tiene una canción que refiere al género y da lugar a vidalas, tangos, chamarritas, gatos, milongas y boleros, grabados con austeridad y con la inocencia de un debut sin muchas pretensiones.

“A mí me gusta experimentar y Falta y Resto, por ejemplo, tiene como característica permanente el cambio. Lo único que ha mantenido es la esencia de su discurso”, reflexiona de cara a la playa que sirvió de marco para la carátula de Tinta Brava, título que está emparentado a su amor por la poesía. Hace poco más de una década debutó como actor de reparto en la película Estrella del sur y no descarta volver a la gran pantalla pero con papel protagónico y guión propio. Anarquía es el texto que guarda celosamente porque es muy cinematográfico. “Mi hija se dedica al cine, así que posiblemente me embarque pronto en ese rodaje”, agrega.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- El País Digital

Insisto con Falta y Resto

Reflexiones de algunos días después…

Después de varias horas de pausa y reflexión opinaremos sobre la Liguilla que ya entra en sus últimas etapas (si el tiempo deja seguir con la fiesta de Momo).

Tito Dangiolillo

La primera alegría es que pasaron cinco parodistas, categoría de gran nivel este año como lo habíamos presagiado, solo quedaron afuera Mosqueteros porque pagó caro errores de la primera rueda (ilevantables), aunque estamos convencidos de que esta apuesta debe continuar, pues contenía cosas interesantes. Fuerza y sean todos para uno y uno para todos. Caballeros también quedó afuera aunque pensamos que podían haber estado y tener una chance.

Humoristas. los dos que anunciamos pasaron muy despegados y ya sonando desde hace tiempo uno de ellos…

En Revistas y Comparsas dijimos que no íbamos a intervenir pues las vimos recortadas.

Y finalmente la categoría murgas, en la que dijimos que deberían ser once y así sucedió. En estas once, tres no fueron las que pusimos, a esto nos referiremos después. Primero queremos decir que de La Buchaca habíamos escrito que quedaba arañando la Liguilla, que estaba muy bien, pero para nosotros no entraría y se metieron, quedando afuera alguien que nosotros veíamos adentro. Metele que son Pasteles. Un gran año de esta murga, que cantó mejor, que tiene textos sumamente elaborados y que desde la crítica severa al partido de gobierno (FA) nunca mintió y agregamos al cuplé. “menos Wall Street y más 25 de Mayo”. Mientras que otras críticas están realizadas desde la chabacanería, como la de reírse de las uñas del Presidente, que si se supiera el origen de esas “deformaciones”. años de pie en el barro, en medio de su propio orín (comprobado científicamente) no daría ni para hablar del tema…

Habíamos visto a La Margarita en la segunda rueda y nos pareció que le daba para entrar. Ahí la causa del porqué dejábamos una o dos de las jóvenes afuera.

Y ahora toca el turno a otra de las que afirmábamos que estaba adentro de la Liguilla y cómoda, sin embargo no sucedió así. Nos referimos a la tartamuda, la rojinegra, la de la gente, la de las cuatro estaciones, o la ahijada de la “Tota” Quinteros (nada más, ni nada menos) que con un gran espectáculo invitaba al “pienso”. Con músicas propias que a veces nos obliga a escucharlas más de una vez para que su melodía nos entre un poco. Que no hacía reír casi nada pero que ellos eso ya lo sabían desde “Murga La … ¿la murga solo debe hacer reír”?

Bueno ahora ya está, nos parece un error, la Falta continuará siendo la Falta y seguramente en el futuro seguirá haciéndonos pensar, discutir, cosa que no viene mal y disfrutar. Si no escribíamos esto seríamos parte de ese cuplé, que se puede entender como que vemos una cosa y para quedar bien o disciplinados decimos otra y nosotros somos o queremos ser exactamente todo lo contrario. Para quien esto escribe la verdad es siempre lo verdadero, salú.

Afirmábamos que la Falta estaba adentro de la Liguilla y cómoda; sin embargo, no sucedió así”

-

Fuente.- La República

Los clásicos, los nuevos y los no tanto

Murgas, parodistas, humoristas

En el Velódromo el lunes pudimos ver a Clásicos Asaltantes, verdadero seleccionado murguero, que comienza a muy buen ritmo, arrollando, porque además cantan muy bien. Pero a lo largo de la actuación su espectáculo se cae, retomando sí con fuerza la despedida.

Tito Dangiolillo

La Buchaca, que propone un humor diferente, descacharrante, a nuestro entender bueno y fresco. Ahora falta saber si al Jurado le gusta ese estilo, a la gente (y eso importa) le cae muy bien.

“Los Pasteles”, de quien ya dijimos en anterior mención que no son los verdes, porque ya están maduros y lo que proponen lo hacen desde un ángulo muy comprometido, pues critican duro al Frente (el partido de gobierno) pero lo hacen desde adentro, desde el compromiso, diciendo igual los voy a votar de nuevo, a pesar de que se podrían haber hecho mejor las cosas. Lo que importa es que estos gurises están desde su arte acompañando el proceso que vive nuestro país al que ellos no son ajenos.

Y le ponen humor y garra, porque si antes no cantaban nada, ahora cantan muy bien (sin despeinar) aunque en nuestro caso eso no importa. En nuestra Liguilla, que daremos sobre el fin de semana, los Pasteles ya están como para comérselos en la tercera rueda… Queremos saludar al lector que nos dijo en 18 y Ejido…“che, ¿por qué tan cortita la nota con ‘Pendota’, ese maestro que tiene tanto para contar?”…Le dimos la razón y las gracias al lector por seguirnos en LA REPÚBLICA.

.

Sobre Clásicos Asaltantes ya escribimos ayer, después de verlos en el Velódromo el comentario no varía mucho. Es una verdadera selección de viejos y grandes murgueros, que cantan muy bien, que están bien vestidos, que son fieles a su estilo y que hasta las tres cuartas partes del espectáculo los vimos muy bien.

Después se empieza a caer, en la retirada levantan otra vez. Pasó ya la segunda presentación y creemos que para esta murga que retorna este año, no habrá otra oportunidad.

Los Parodistas Mosqueteros, dieron tanta ventaja en la primera rueda que ahora por más que mejoraron en todos los rubros, no creemos que haya tercera vez. Lástima porque fue un muy buen intento, pero los errores se pagan caros, en el Concurso también.

En cuanto al cierre de la etapa da para seguir hablando, discutiendo, si quieren insultándola, pero también disfrutándola. Nos referimos a Falta y Resto. Bienvenida a la Liguilla.

Salú.

-

Fuente.- La República

La Falta: buena música y nada de humor

Clásicos Asaltantes cautivaron con el canto

Sigue corriendo la segunda rueda del Concurso en el Teatro de Verano y subieron a escena la murga Clásicos Asaltantes, los parodistas Mosqueteros y la murga Falta y Resto.

Gustavo Trinidad

Lo que hay que festejar es que Falta y Resto regresó con la fuerza polémica que le marca su historia. Un texto sumamente crítico que llama a “cambiar la historia”. La murga no tiene prácticamente humor y seguro que no le interesa tampoco. Pero lo mejor no está en el texto sino en las composiciones musicales, que salen del común de la categoría y aportan un ritmo diferente muy bien cantado por otra parte.

Es interesante la puesta en escena en la secuencia del cuento de la olla que se escapa y “no se puede parar”. Por su parte Clásicos Asaltantes se jugó a la tradición murguera con un elenco que tiene varios viejos carnavaleros. Presentación y retirada son de lo mejor en lo textual, en tanto a lo largo del espectáculo no logra la risa siempre que la busca. El mérito está en el canto tradicional y muy disfrutable.

Los parodistas Mosqueteros regresaron al Concurso con un espectáculo irregular en la producción y en los textos. Lo mejor es la segunda parodia basada en la película “Los Coristas”, donde Carlos “Bananita” González despliega todo su oficio para sostener el texto. A pesar del esfuerzo es muy difícil y en actuaciones está solo. Como siempre, brillaron las voces de Daniel Sastre y Víctor Cocina, pero no se termina de redondear un buen espectáculo.

-

Fuente.- La República

Una noche en el túnel del tiempo

2ª etapa de la rueda 2

Nuevamente la falta de público se sintió en el Ramón Collazo, actividades varias por Montevideo y conjuntos que no convocaron, dejaron el frio cemento del templo de Momo como protagonista de una noche donde solo algún puñado de hinchas con banderas le dieron color.

Por Gabriel Méndez

CLÁSICOS ASALTANTES. Volvió para plantear su espectáculo en esta segunda rueda, la murga no tiene más pretensiones que divertir con un estilo clásico.

Apelando a recursos ya vistos en la década del 80 y 90 estos muchachos se divirtieron y transmitieron esa buena onda al publico que terminó aplaudiendo fundamentalmente la calidad vocal de este grupo plagado de veteranos murguistas que demuestran su vigencia en cada interpretación.

En cuanto al texto tiene su fuerte en las “puntas” y el salpicón con algunos aciertos en el medio pero dando claras ventajas en otros.

Este gran homenaje al viejo estilo murguero (para algunos caduco) era lo que se pretendió desde el comienzo y se logra desde lo estético y lo textual para destacar el trabajo de su arreglador coral que le saca el máximo provecho a un plantel rendidor.

En resumen una correctísima actuación de esta murga de amigos, soñada entre carpas, pesca y alcohol que termina tirándole piropos a momo e intentando seducir a la bella liguilla que a nuestro entender le dirá que no.

MOSQUETEROS. Paóo caro su falta de experiencia en estas lides. Evidentemente una categoría que necesita de otra producción estética que no está casi nunca en el escenario pero contando con valores individuales que rayan a gran altura. La presencia de Carlos “Banana” González fundamentalmente en la segunda parodia (Los Coristas) se magnifica al ver las carencias actorales del resto del plantel.

Daniel Sastre y Víctor Cocina logran conmover desde lo interpretativo dejando poco espacio para otros lucimientos vocales.

Un texto con muchos desniveles, una escenografía inerte y un vestuario que si bien se completó en esta pasada, ni bien se utiliza se nota la fragilidad.

En resumen un año de experiencia que sirve para sacar concusiones y ver cual camino tomarán porque de la competencia esta lejísimo.

FALTA Y RESTO. Regresó al teatro de verano acompañado por un puñado de hinchas a los que no le interesó el resto del espectáculo y fueron directamente a alentar a la murga de sus amores.

Ni bien terminó de actuar los parodistas vimos llegar a parte de su hinchada con banderas roji negras y las gargantas prontas para gritar desde la parte más alta de la platea.

Desde el comienzo la murga se planta firme en el escenario y asume una posición desafiante incluso luego de las primeras estrofas del saludo la murga pega un salto y queda inmóvil mirando de frente y señalando hacia adelante para que todos sepamos que acá está cantando una murga grande.

En lo estético este título es impecable con un vestuario utilizando mucho cuero y elementos que se sacan y se ponen de acuerdo al momento, incluso la pintura de los brazos dan realce a lo que se pretende.

La escenografía nos deja claro cuál es su posicionamiento en esta temporada apelando a carteles donde la protesta es el leitmotiv de su actuación incluso reivindicando la bandera de un partido político (Asamblea Popular) que luce estoica en el fondo del escenario.

En cuanto al contenido podemos decir que el camino elegido le puede traer problemas a la hora del concurso ya que la sátira y el humor no se busca casi nunca y eso en este reglamento puede resultar peligroso, pero a esta murga (la de este año) poco le importa dado que en esta temporada pre electoral sale a denunciar las grandes penurias del pueblo uruguayo tomándose por asalto la representación del mismo y solicitando la participación por que como dice la murga este es el momento de cambiar la historia (lástima que cuando de verdad se cambió la historia en 2004 la murga no estaba en carnaval porque realizaba giras por Argentina).

Esperamos ansiosamente que esta murga pase a la liguilla para poner en práctica su prédica y tomarnos un minuto de libertad para opinar sin ser políticamente correctos del contenido del espectáculo.

-

Fuente.- CdF

Falta y Resto, Mosqueteros, Clásicos Asaltantes

Lagrimeando de alegría

La frase de la despedida de Falta y Resto quedó resonando en la tribunas de un Teatro de Verano con un margen de público acotado pero que permaneció de pie aplaudiendo a la murga de las cuatro estaciones que no se anduvo con vueltas a la hora de criticar a propios y ajenos.

por Ana Laura De Brito

La murga Clásicos Asaltantes realizó su segunda presentación en el concurso apoyándose fundamentalmente en la fortaleza de su canto y apelando a un estilo clásico de construcción de espectáculo en la que no existe un disparador que de continuidad al guión. Simple, descriptivo y de fácil interpretación para el público que respondió moderadamente a lo planteado por el conjunto. Se apuesta al humor y se logra, aunque por momentos se utilizan caminos que pueden resultar inadecuados para las épocas que se transitan.

Los parodistas Mosqueteros ajustaron mucho su espectáculo desde su primer pasaje por el Teatro. se noto más cuidado en los detalles, cambios en la escenografía, utilería y vestuario. Esto redundo en una mejora de su espectáculo que por momentos busca salir de los cánones clásicos del parodismo. El mayor problema se nota en su textos que apuntan a humor que no logra contagiar al público, salvo en algunas intervenciones de Carlos “Bananita” González. A esto debe sumarle el hecho de estar en una de las categorías con un nivel muy alto de espectáculos donde difícilmente puedan continuar avanzando en la competencia

A última hora se presentó la murga Falta y Resto, el plato fuerte y el centro de la polémica de la categoría de murgas con su espectáculo Tuya Pueblo. Una impecable apuesta en la que la crítica apunta fuertemente a lo político reivindicando las ideologías fundacionales de la izquierda y reclamando por la pérdida de los principios artiguistas. La murga cuestiona las libertades, la disciplina partidaria y pone en discusión a la actual izquierda desde un lugar que incomoda. Particularmente creo que la Falta vuelve a ser la murga contestataria, anárquica y molesta de siempre y logra su cometido. Es clara en su postura y contundente en su discurso y por sobre todas las cosas es esencialmente murga en su definición pura y dura. Un gran espectáculo que ha polarizado las opiniones de los espectadores, con momentos de frontalidad extrema y otros de poesía y alegorías exquisitas. Lo fundamental es que la murga cumple con lo que se propone, le pasa la pelota al espectador al grito de Tuya Pueblo.

-

Fuente.- Carnaval.Elpais

Divertidos e inteligentes espectáculos de A Contramano y Aristophanes

Sarabanda: buena música y pobre historia

La murga A Contramano, los parodistas Aristophanes, la murga Falta y Resto y la comparsa Sarabanda, presentaron buenos espectáculos en una noche de Teatro de Verano lleno, que no tuvo desperdicio.

Gustavo Trinidad

A Contramano arrancó muchas risas a la platea. El texto tuvo momentos ocurrentes y dura crítica. La puesta en escena de Alberto Rivero tiene mucho de “teatral” desarrollando “El club del Sur”, y situando en un boliche a personajes sumidos en sus problemas y en su soledad, con una técnica que tiene reminiscencias del maestro de teatro polaco, Tadeuz Kantor. El espectáculo fue de menos a más y se ganó al público.

Las mejores secuencias vienen con el cuplé de la televisión, donde se critica el histórico monopolio de los canales abiertos y las ventajas que aún mantienen. Le sigue los avatares de un periodista que trabaja como mochilero y las notas estúpidas y repetidas que debe hacer. Luego la murga se pone a buscarle a un compañero para vicepresidente a Tabaré Vázquez y desfilan varios, entre ellos Ariel Pinocho Sosa. Un momento con mucho humor, que además tiene melodías de publicidades y jingles típicos que se escuchan en Carnaval.

Los parodistas

Aristophanes fue el grupo de parodistas que hasta el momento más ha hecho reír en la categoría. Desarrollan las parodias del joven Moliere y la vida del cómico Ricardo Espalter. Si bien por momentos algunos parlamentos se dijeron apurados, las actuaciones son buenas en general. Arrancaron de una manera inusual agregando al Teatro de Verano una plena y haciéndolo bailar, apenas habían empezado el espectáculo.

A lo largo de la puesta se intercalan quiebres brechtianos, como ya lo han hecho otras veces, donde se da cuenta de una historia paralela a la que se está contando y que es como un acto fuera de la puesta. En este caso los quiebres se usan tanto para dudar de algunos clichés del parodismo como también las propias dudas personales y la convivencia del grupo humano. La música en vivo es un deleite y está integrada al espectáculo.

Hubo entradas fuera de tono del coro y el canto no es un punto fuerte del grupo, ellos lo saben.

Falta y Resto

Falta y Resto subió a escena con un espectáculo distinto al común de la categoría. Tiene composiciones musicales muy interesantes y por momentos notables con una resonancia que da un tinte particular. El canto de la murga está a la altura de lo exigido. Es una murga sumamente política: así pasan los proyectos de megaminería, los perdones a grandes empresarios aludiendo a Paco Casal, Tabaré Vázquez, el deficitario presupuesto para la enseñanza y ese sentimiento de que si doy palo a la izquierda le doy pasto a la derecha; y si no lo digo, cómo cambio lo que está pasando. Un sentimiento que de una forma u otra ha estado en varios grupos este Carnaval. Sencillamente notable es el cuento de la olla que se escapa y rueda y nadie puede pararla. Tan absurdo como terrenal, el mejor momento de la murga. Cabe acotar que el espectáculo tiene una ausencia total de humor.

Sarabanda

La comparsa Sarabanda tuvo una buena producción musical contando en el elenco con Eduardo Da Luz, que entre otras bondades canta un hermoso milongón con sentimiento y un gran dominio escénico que se traduce en una buena comunicación con el público. La cuerda de tambores tuvo una larga secuencia desplegando fuerza y habilidad. Lindas coreografías a cargo de Carla Latorre y un buen vestuario que no pasa inadvertido. La historia a partir de un personaje, “la música”, no crece y parece diluirse en vez de atrapar.

-

Fuente.- La República

Disfrute y polémica en una etapa para la reflexión

Nuevamente las tribunas del Teatro de Verano se vieron colmadas de aficionados que aplaudieron, ovacionaron, se emocionaron y hasta discutieron con los grupos que debutaron en el concurso 2014.

Por Gabriel Méndez

Sarabanda. Venía a defender el primer premio logrado el año anterior con un espectáculo donde la música es la excusa para introducirnos en un gran show de candombe sin que haya una historia definida.

Destacar a Eduardo Da Luz un talentoso de la “comparsería” que nuevamente se pone este título al hombro dando muestra de su enorme capacidad de comunicación.

Un vestuario sublime donde los brillos saltan a la vista en cada cuadro dando un colorido maravilloso a los mismos.

El destaque especial para Micaela Pintos una vedette muy joven que sigue creciendo artísticamente y participa junto al cuerpo de baile en casi todas las ocasiones que el mismo sale a escena.

La cuerda de tambores ya nos tiene acostumbrado a grandes performances y la de anoche no fue menos.

Para redondear otro gran año de la comparsa del Cordón que pretende retener el título, en una temporada donde hay rivales muy fuertes dándole a la definición de la categoría un dramatismo inusual

Falta y Resto. Nos impactó desde su presentación hacia tiempo esperábamos un conjunto de carnaval que tuviera la valentía de decir lo que dice la murga de Castro y Brocos.

Tanto tiempo esperando que alguien se atreviera a enrostrarle a este gobierno las calamidades que nos hace pasar como sociedad.

Ciertamente nunca lo esperábamos de este título que en el pasado no nos representaba pero en esta temporada nos fuimos pletóricos con ánimo para seguir en esta lucha por recuperar lo que estos gobernantes nos sacaron instaurando un estado benefactor basado en principios de igualdad que de solo mencionarlo nos produce espanto.

La discrepancia mas grande que tenemos es cuando se habla de impunidad olvidando que muchos amigos todavía cumplen la prisión injusta de estos “cazadores de patriotas” malvenidos en gobernantes que siguen moviendo tierra en los cuarteles buscando algo que debe ser olvidado.

Ver cómo iba cambiando el semblante de estos “zurditos” creídos que se creían inmunes a la critica carnavalera nos produjo un gran placer, “ven, ahora les toco a ustedes, nosotros ya la sufrimos antes”.

Para ir finalizando diremos que estamos llenos de alegría de ver conjuntos que respondan fielmente a lo que sentimos como uruguayos, patriotas y hombres de familia.

Aclaración: Nuevamente la brigada de “LOS VIEJOS FACHOS” tomaron la redacción por asalto borrando nuestro comentario y colocando el suyo, pedimos disculpas y obviamente no nos hacemos responsable de su contenido, les prometemos en la segunda rueda poder solucionar este inconveniente CDF.

Aristophanes. Demostró que la sencillez muchas veces es sinónimo de calidad. Desde el arranque mostraron ser diferentes, una apuesta al arte en su expresión más pura, la comedia del arte redimensionada con tintes burlescos propios de aquellos griegos desterrados de La Acrópolis.

Este grupo propone caminar juntos, buscar un objetivo en común sabiendo que los avatares de cada grupo humano tienen las miserias humanas casi inevitables, ellos descarnan esa realidad en personajes que con vida propia llevan a la risa, a la emoción y hasta la reflexión.

Moliere y Espalter son dos parodias donde se mezclan todos esos sentimientos y logran cautivar al publico que por momentos participa del espectáculo.

Un gran trabajo colectivo que los posiciona excelentemente en esta temporada y si bien falta mucho podemos decir que estamos en el mejor año de este grupo que lucha por que su estilo sea premiado como se merece.

A Contramano. Planteo un espectáculo muy inteligente, con un coro que cantó en buena forma lo que permitió el lucimiento de un texto bien concebido y bien interpretado.

La estética de la murga está perfectamente adecuada a lo que se pretende desde la idea original y la puesta en escena es un punto altísimo para lograr el objetivo.

La murga de Gustavo Cabrera, critica con mucha sutileza y se detiene en hechos que pocos lo hacen como la adjudicación de frecuencias de televisión digital denunciando el oligopolio existente.

Buscan un vicepresidente para el Doctor Vázquez planteando ahí una serie de opciones ficticias desembocando en la posibilidad que Rodriguez (personaje del año anterior) sea una opción.

El cuplé del tiempo es otro de los puntos altos de este título que sabe explotar muy bien las ideas concebidas por su grupo creativo.

Para finalizar un muy buen año de este grupo que se encamina a estar nuevamente entre las favoritas de la competencia.

-

Fuente.- CdF

A Contramano, Sarabanda y la Falta

Aristophanes muestra un estilo diferente de hacer parodismo

Lo que debería ser la etapa siete se llevará a cabo esta noche en el Teatro de Verano, siempre y cuando “de arriba” no manden más lluvia, el común denominador de este Carnaval.

Una etapa interesantísima con un arranque de quien viene a defender el primer premio. Sarabanda, la comparsa de los Pintos sabe que no puede errarle en esta primera pasada por eso cuida al máximo cada detalle. Después llegará Falta y Resto, una murga histórica con un estilo intransferible, que lleva en sus textos una finísima crítica, delicada, punzante y actual.

Después del intervalo largo llegarán los parodistas Aristophanes, que irrumpieron en el Carnaval sin glamour pero con mucha “cabeza” intentando torcer las estructuras que hoy reinan en una categoría muy difícil, súper competitiva y donde las nuevas tendencias son vistas desde una óptica muy particular. Saben lo que quieren y lo que proponen más allá de otras consideraciones, harán lo suyo y eso crea cierta expectativa.

Y cierra la noche la murga A Contramano, la gente de Gustavo Cabrera, que con sólidos argumentos se han ganado el respeto y cariño de todos, trepada a lo más alto de la consideración cuando se habla de ese selecto grupo de serios aspirantes al cetro. No están lejos las mieles del triunfo y los primeros premios pasados, por lo que el objetivo hoy es retomar ese privilegiado lugar en una categoría muy peleada.

-

Fuente.- La República

Dos rounds ganados en el Velódromo

Tuvimos una tregua esperanzadora

Llegamos cuando estaba haciendo su canto despedida Clásicos Asaltantes, su canto nos causó una impactante y agradable sorpresa. Después de la pausa comenzó la actuación de los Humoristas de San José, Sociedad Anónima, la parte que nos hizo desternillar de risa fue la del imitador de las grandes voces del Parodismo, lo demás siempre mantuvo un nivel más que aceptable, que sin duda brillará mas en la rueda de ajuste.

Tito Dangiolillo

Martes.

Para el final otro plato fuerte: Don Timoteo, un murgón, trajes, coro, puesta, musicalidad, risa…¿pero?

La plaza de comidas

Pasear por la plaza de comidas es toda una tentación, que sufre una frenada abrupta al ver la lista de precios, solo pudimos acceder a lo que ofrece el stand de las empanadas y la muzza, lo demás para nuestros bolsillos es casi inalcanzable (un agua sin gas $50) Creo que olvidan que los carnavaleros somos la mayoría clase media para abajo, a los burgueses el Carnaval todavía les hace fruncir la nariz.

Estuvimos saludando a las autoridades de Daecpu, que nos manifestaron estar sumamente contentos con la publicación diaria que estamos realizando y su apoyo (aviso) les gustó mucho, así me lo hizo saber el presidente Enrique Espert y el tesorero, José ‘Gato’ Morgade”, quien nos dijo: Mirá que lo compro todos los días, eh. Bueno, mañana será otro día y esperemos que Momo gane finalmente la pelea.

Miércoles.

La tarde-noche del lunes se presentaba como para que lloviera todo el resto de la jornada. Nos quedamos por ello un rato más en Fucvam, pero de repente un impresionante toque de tambores nos hizo parar la oreja y, como por acción de un imán, salimos en busca de las lonjas que cada vez repiqueteaban más cerca.

Era Mi Morena que realizaba su llamada por el barrio y se acercaba por Juan Paullier hasta que llegó a Colonia y giró a su derecha.

Cerca de 20 hermosas mujeres componían su cuerpo de baile y el mismo se completaba con los gramilleros, escoberos y las mamaviejas; más adelante 5 banderas estandartes desplegadas al viento, que soplaba fuerte en ese momento y más atrás, la atronadora cuerda de filas de 6 u 8 tamboreros. Al llegar a Requena, – llevando un acompasado marchar-, los seguimos acompañando hasta Haedo y allí nos detuvimos para ver pasar toda la comparsa y la hinchada detrás acompañando y algunos bailando…

Despues nos dirigimos al Velódromo; allí vimos La Margarita que hizo reír mucho como siempre y ahora, con su incorporación del “gaucho” Martín Prado, quien por momentos nos hizo recordar a aquel Diego Bello desopilante de hace algunos años. Otra importante reincorporación es la de Laura Villalba, con un aporte muy bueno para el coro, conjuntamente con el afrodescendiente (notaron que es mejor decir el negro) que canta salsa y tiene un tremendo vozarrón. El comentario sobre su actuación en el Concurso irá en página aparte.

Después la Falta silenció el Velódromo, porque la gente que estaba quería escucharla, disfrutarla, analizarla, criticarla… todo eso. Planteó su espectáculo completo y en la retirada dedicada al Pepe (José G. Artigas), rayaron a gran altura. Para nosotros la Falta de siempre, la rojinegra que este año rescata esos colores para parte de su indumentaria y el estilo libertario de expresarse. Al bajarse del escenario, nos pasó algo muy lindo, el flaco Castro “Tinta Brava” nos dio un apretado abrazo y nos dijo algo que lo guardaremos para siempre en nuestro corazón…

Posteriormente les tocó el turno a Los Diablos. Fue la primera vez que podemos ver completa la murga, sencillamente excelentes, (el comentario del T. de Verano irá en otra pagina de esta sección). Pero les comento que fue desopilante lo hecho por Cristian Font en el papel de Fernández Huidobro. Fue buenísimo y cantando la descosen. Cerró Timoteo que debió cantar debajo del tablado su despedida, por la hora permitida por la IM; lo hizo rodeado de la gente y con unas ganas y una potencia formidables. Así da gusto, salú.

-

Fuente.- La República