Es lo que hay

Los Descontrolados de Barracas presentan su espectáculo

Una invitación al pensamiento crítico: La murga-teatro del Circuito Cultural Barracas encontró en esta frase repetida la motivación para decir que “sí tiene que existir el conflicto, porque es una forma de crecer, de luchar y de estar conscientes”, según explica Ricardo Talento.

“Nuestra construcción y organización es política, y es de la comunidad”, dicen Talento y Brodiano. Imagen: Sandra Cartasso

Es feriado de Carnaval y, mientras la ciudad descansa, la persiana metálica roja del Circuito Cultural Barracas comienza a subir lentamente. En su interior, todo adquiere sentido. La estética del conventillo, con sus colores estridentes, se conjuga con las pinturas del maquillaje y con los disfraces de los murgueros, quienes están por llegar. Es que Los Descontrolados de Barracas salen para el corso en unas horas, y sus levitas inconfundibles, de color azul, naranja y amarillo, aguardan su próxima función. Integrada por vecinos de todas las edades y clases sociales, la murga porteña de Barracas ya tiene casi dieciocho años de bombo, platillo y baile en su haber y trabaja todos los años para hacer un aporte alternativo al género. Tras haber recuperado su feriado, el Carnaval nuevamente “metió la cola” y copó las calles, ritual en el que Los Descontrolados no quisieron ser menos y por ello volvieron a los corsos para ofrecer su nuevo espectáculo: Es lo que hay, que tendrá su presentación oficial en la puerta del Circuito (Iriarte 2165), a las 16, con acceso libre y gratuito, y con la participación de La Redoblona, la murga de FM La Tribu.

Respetando el esquema clásico de entrada, crítica y retirada, la murga no deja de tomarse sus licencias y en ellas es donde radica su poder transgresor. Su llegada sonora antecede el momento de la crítica donde, sin dudas, se luce y sorprende al público. “Es lo que hay”. Nuevo dicho popular, que anda en boca de todos… Hemos encontrado el modo de explicar lo inexplicable; de aceptar como inevitables agachadas, malos tratos, trampas, mentiras, negros salarios, promesas de paraísos… Con sólo poner un voto, sin involucrarnos nosotros en lo que construimos a diario”, comienza a recitar una de las oradoras-murgueras. Con dramaturgia de Ricardo Talento –director del Circuito– y con la dirección de Mariana Brodiano –directora de Los Descontrolados de Barracas–, Es lo que hay suspende por un rato la promesa de la alegría carnavalesca para invitar a pensar sobre lo que pocos cuestionan.

“Esta vez fue difícil armar el espectáculo, porque es un año de tensión política, entonces pensábamos que cualquier cosa que abordáramos iba a leerse para un lado o para otro. Sin embargo, apareció este tema, de esta frase que se repite y aparece para no establecer una tensión, porque no se piensa el hecho de discutir ideas como un hecho de crecimiento. La murga toma posición al respecto y sostiene que sí tiene que existir el conflicto, porque es una forma de crecer, de luchar y de estar conscientes de lo que estamos construyendo. Porque si ‘es lo que hay’, si todo está bien, si no existen problemas, no hay parámetros de construcción. El mismo espectáculo, justamente, tiene conflicto”, señala Talento.

Lejos de ser grandilocuente, la reflexión no omite el humor como recurso esencial y construye numerosos guiños al género. Tal es así que la puesta revela, de forma paródica, algunos de los lugares comunes que giran en torno de la murga porteña, lo que abre otro debate. “Esas miradas prejuiciosas acerca de la murga surgen de nuestra propia experiencia. Hay quienes creen que somos barrabravas, pero también están los que nos tildan de ‘cultos’ y nos mandan a cantar al Colón, porque cantamos a varias voces”, asegura Brodiano. Es a partir de esos prejuicios, que se construyen desde distintos sectores sociales, que surge la pregunta acerca de la significación de lo popular. Y así lo hace saber Talento, reconocido trabajador de la cultura. “Nosotros insistimos mucho en la calidad. Creer que lo popular no tiene calidad es algo que contradice ideológicamente lo que uno quiere proponer. Lo popular es barroco, y por eso no puede ser cualquier cosa. Desde lo popular, nosotros tenemos que tratar de generar la mejor música, la mejor poesía, y hacer lo mejor que podamos. Si las 140 murgas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se plantearan estas cosas, se generaría una gran asamblea popular.”

Es lo que hay actúa como disparador de distintas problemáticas, pero que confluyen en un mismo interés: entender que todo se construye y que nada viene dado. A su vez, su contenido no es ajeno al contexto en donde se exhibe –la calle– y por eso motiva otras preguntas, como el sentido del Carnaval como rito plebeyo, devaluado en su organización en el último tiempo, que se debe recuperar y reivindicar.

“Nuestra propuesta no es la que predomina, porque existen discusiones con algunas murgas que se estancan en un esquema de ‘murga museo’, que se aferra a lo tradicional del género de la murga porteña”, argumenta Brodiano. No obstante, Talento observa y celebra algunos avances: “Este año se hizo un congreso entre las murgas para saber qué hacemos y para quién lo hacemos. Hay tremendas tensiones y está bárbaro, porque al menos se está empezando a discutir. Existen miles de personas que el único acceso que tienen a un hecho artístico es el corso, por eso no podemos devaluar ese espacio”.

Para este colectivo cultural, la premisa de “el arte como transformador social” es, sin dudas, más una conducta aplicada que una consigna idealista, y así lo entiende su director. “Nuestra construcción y organización es política, y es de la comunidad. Desde este grupo comunitario intentamos revisar todo lo que construimos, y cómo lo hacemos. Muchas de las cosas que nos pasan son parámetros culturales que nos siguen atravesando y que provienen de una cultura dominante. A la creatividad se la piensa como patrimonio de algunos artistas. Nosotros, en cambio, consideramos que la creatividad es una esencia humana que, como es la más peligrosa que tiene el ser humano, se la mutila desde el comienzo. Por eso, los juguetes, por ejemplo, ya vienen jugados. Soy de la última generación que desarmó un reloj para ver qué había adentro. Hay una filosofía de mutilación que hace que uno acepte lo que hay y que no se imagine transformando nada, y así no hay posibilidad de cambio. Nosotros, desde nuestro lugar, creamos el marco para que esa creatividad se desarrolle. No hay un mundo posible si no somos capaces de imaginarlo. De otra manera, siempre vamos a pelear contra algo que imagina otro. Al contrario, uno tiene que construir, y eso es hacer política.”

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- Página/12

Brasil es un Carnaval

La fiesta inolvidable

Lo llaman el show más grande de la Tierra y tienen sus razones. Lo mejor está en las calles.

LEONEL GARCÍA

El carnaval llena a San Pablo de color y samba. Foto: AFP

Tan cosmopolita una y tan deslumbrante la otra, San Pablo y Rio de Janeiro, rivales y hermanas, corazón financiero y postal turística de un mismo país, muestran sus mejores caras en esa celebración de la vida y el desenfreno que es el Carnaval de Brasil. Por estos días, la vertiginosa San Pablo presenta su costado más lúdico y será Sampa, tal como la bautizó Caetano Veloso. En ese mismo tiempo, la ciudad escrita en el mar, como la imaginó el poeta Carlos Drummond de Andrade, regala la brillantez y ostentación de su Sambódromo, y la sobredosis de fiesta de sus calles. Y solo un pueblo tan vital, pasional, exuberante y contradictorio como el brasileño puede ofrecer una bacanal semejante; una bacanal maravillosa que merece ser vivida.

Sampa bajo lluvia.

El puxador, ese que se romperá la garganta cantando el samba-enredo durante más de una hora, es un general arengando a su tropa antes de la batalla. El portugués suena casi imposible de entender cuando se grita una cuestión de vida o muerte. Aún así, es obvio que el mensaje es un golpe directo al corazón. Los más de tres mil integrantes de la Sociedade Rosas de Ouro escuchan como en trance. Se pide por el mejor desfile de sus vidas, por los hijos, por los padres, por la comunidad y por Brasil. Se nota por las quijadas tensas que todos están prontos para dejar el alma en la pista. El mundo se detiene en ese instante y en ese lugar: al costado de la concentração del Sambódromo de Anhembi, en San Pablo, ahí donde parten las escolas con los 530 metros que las separan de la dispersão, de la gloria o el fracaso, ante 30 mil personas. Ya no importa el vértigo de la mayor ciudad de América del Sur, el poco descanso que hay y que habrá, ni las ganas demoradas de ir al baño. Tampoco importa la lluvia.

El motor financiero de Brasil tiene once millones de habitantes, un PIB que es 9,5 veces el de Uruguay, un turismo basado en seminarios y congresos (casi 250 eventos por día), un parque automotor de seis millones de vehículos, la segunda mayor flota de helicópteros del mundo y un carnaval que, aseguran varios paulistas orgullosos, es tan bueno como el de Rio. No importará la lluvia, pero el granizo que se ensaña con la escola que desfilaba -Leandro de Itaquema- ya es otra historia. En una carpa se refugian periodistas de varios países, un montón de brasileños que no se ríen pese a ser carnaval, el muñeco Chucky vivito y coleando, con puñal y todo, el actor y astro de la música sertaneja Sergio Reis (en Brasil habrá vendido 16 millones de discos, pero en Uruguay apenas es recordado por haber sido Tiberio en la novela Pantanal) y una destaque, una bailarina residente en Orlando, Estados Unidos. Ella es Phoebe Vecchioni, que desde hace cuatro años deja todo para venir a desfilar a San Pablo, y que tuvo que ser rescatada de un carro alegórico que espera para entrar en acción; no debe haber peor lugar para que te encuentre el granizo que estar a más de cinco metros de altura, semidesnuda y protegida solo por unas plumas. Pero afuera sigue la fiesta: no hay clima que amerite que pare.

Y el espectáculo es grandioso. No solo es el colorido de los trajes, los ejes temáticos que van desde el fútbol (Itaquema celebra a los astros brasileños; Gavioes da Fiel, a Ronaldo) a los sueños infantiles, o el tamaño de los carros alegóricos. De la nada aparecen en las gradas miles de pilots de nylon idénticos, nadie piensa en moverse así se caiga el cielo. En la avenida, hay gente que baila llorando de emoción, otros parecen estar en un trance místico, para muchos es lo más parecido a sentirse dioses. Los niños, ancianos y las passistas (bailarinas) tienen su medio kilómetro de gloria. Ver la alegría de un muchacho con una severa y notoria parálisis cerebral, desfilando en un ala (sector) destinada a integrantes en silla de ruedas, con la cara empapada de lluvia, lágrimas y alegría, ya de por sí vale aguantar el mayor diluvio del mundo.

Una vez terminado el recorrido, en la dispersão, los dioses vuelven a ser mortales. El mestre-sala Joao Carlos Camargo dejará de vigilar el estandarte de la escola X-9, como lo hace desde hace 21 años, y volverá a sus obligaciones de bancario. Juliana Rodrigues, empleada farmacéutica, dirá que nunca hubo mejor inversión que los 1.500 reales (unos 15 mil pesos) que pagó para desfilar en el monstruoso carro que homenajea al dramaturgo Gil Vicente y su Barca del Infierno. Renata Graziana, bibliotecóloga todo el año, pero ahora coordinadora de passistas de Rosas de Ouro y síntesis de todos los requisitos que hacen a una brasileña con buen jeito, tiene tanta energía que volvería a desfilar de nuevo: “Lo que hace al carnaval es la energía que sale del corazón (lo señala), sigue acá, taracatá-taracatá (mueve las caderas de una manera increíble), y luego a los pies, taracatá-taracatá ¡cha-cha!”. Quedó muy claro.

El espectáculo en San Pablo es grandioso, pero Rio es Rio. Y por algo la carretera que va de una ciudad a otra revienta con una congestión de 87 kilómetros.

O mais grande.

Unos 920 mil visitantes llegan a Rio por el Carnaval y dejan en las arcas municipales 750 millones de dólares. Pero impacta más lo que se ve en sus calles: la ciudad del carnaval más espectacular y ostentoso del mundo también es la del más popular. Todos los días, a toda hora, hay alguno de los blocos da rua (baile callejero) en algún barrio, para contratiempo -jamás bronca- de los conductores desprevenidos. Blancanieves y Súperman pasean de la mano en avenida Tonelero, Pocahontas se sube a un ómnibus en el Aterro do Flamengo y entre el Jardín Botánico y el Hipódromo de la Gavea desfilan bebotes, vikingos y bailarinas de can can.

El carnaval eclipsa todo: el Mundial de Fútbol de Brasil, la otra pasión de este pueblo a unos cien días de ser inaugurado, queda a un lejanísimo segundo plano; la vuelta atrás de la Justicia en el escándalo conocido como el Mensalao, mucho más atrás todavía. Poco importa más por estos días. En Rio de Janeiro el carnaval iguala al más rico con el más pobre, lo que en un país tan desigual como Brasil es mucho decir. Un tipo disfrazado de tirolés toma asiento en el exclusivo y carísimo restaurante de Roberta Sudbrack, exchef de Planalto durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso, y a nadie le llama la atención. Un chofer de ómnibus se pone una peluca colorida, saluda y toca bocina a su antojo, sin que nadie -pasajeros u otros conductores- haga otra cosa que no sea seguirle el tren. País de muchos contrastes, las mañanas encuentran mucha gente amaneciendo en las arenas de la playa de Leblón, entre el Atlántico y edificios donde el metro cuadrado puede llegar a valer 25 mil reales; algunos están “heridos” por el carnaval, otros por la vida misma.

Sin embargo, cuando los cariocas hablan de O maior show da Terra se refieren al Sambódromo de la avenida Sapucai. Ideado por el arquitecto Oscar Niemeyer (también responsable del de San Pablo), cumple en 2014 treinta años. Las escolas de hasta cinco mil integrantes deben recorrer en no más de 82 minutos un trayecto de 700 metros ante más de 70 mil personas. A diferencia del de San Pablo, acá hay nombres más comunes al oído uruguayo, como Mangueira (acompañada por una torcida como la de Flamengo), Beija Flor, Portela. El evento es registrado por 102 cámaras. Desde el punto de vista visual y sonoro, difícil que haya algo que lo supere en el planeta. Sobra la alegría y también sobra la plata. Entre los patrocinantes están Petrobrás, Bradesco, Pantene, Renault, Schin y la Prefectura de Rio. Hay escolas que han llegado a gastar ocho millones de dólares para un desfile de menos de hora y media. El propio diario O Globo llama a esta última edición como la de la “ostentación, tecnología y lujo”. Grande Rio tiene un hombre-bala disparado varios metros hacia una red y una bailarina de Salgueiro levita durante una de las coreografías. Imperatriz realiza un impactante homenaje en vida al exastro del fútbol Zico y lo mismo hace Unidos da Tijuca (la que finalmente vence) con el fallecido piloto Ayrton Senna. El público queda sin habla.

Que se triplicara el costo de las instalaciones para el Mundial provocó una ola de protestas en todo el país. Pero los gastos en Carnaval no generan, ni cerca, esos cuestionamientos populares. Las marcas saben bien dónde estar. El camarote de la cerveza Brahma es una especie de gran show dentro del mayor show del mundo. Esta marca se da el gusto de invitar a actores (consolidados o necesitados de ser conocidos), modelos, deportistas, figuras del jet-set y gente que tiene ganas de ver y ser vista, todos vestidos de remera roja con el logo de la bebida (obsequio de la casa, claro). Abundan las piernas largas, la ropa ajustadísima y los escotes que de tan generosos ya son magnánimos. Están Marcelo Serrado, Fernanda Abraão y Danielle Winitz, todos actores de la Globo. También está Roberto Dinamita, excrack del fútbol brasileño en los 70, hoy devenido político. En otro camarote, el de cerveza Devessa, el invitado de lujo es Romario. Es como una discoteca de tres pisos con vista al sambódromo, que incluye palcos a varios niveles, restaurante, comida y hectolitros de cerveza gratis, un escenario donde toca el enorme Jorge Ben Jor y discoteca con DJ. Todo esto, por las dudas, al lado del mayor espectáculo del planeta.

En tanto, los sectores más populares, que abarrotan las arquibancadas (tribunas) más elevadas, que no visten remeras de ningún color en particular sino que pintan todo el caleidoscopio en las gradas, esos que no se mueven en las más de ocho horas de desfile, aplauden a rabiar el enredo de San Clemente sobre las favelas (hasta los temas más duros pueden servir para el samba), en otro espectáculo descomunal, como todos los que cruzan por avenida Sapucai.

No todo es ostentación. Cinco reales ($ 50) una vincha con cuernos, otros cuatro para una cerveza y listo; no hace falta más. La mayor parte de la fiesta es gratis y está en las celebraciones callejeras que sabe de 457 blocos autorizados, en las casi seis millones de personas dispuestas a pasarla como si el mundo terminara mañana, en la buena onda generalizada y en una sensación térmica de 40 grados casi constante, pese a los cuales las playas no se llenan hasta pasado el mediodía porque la noche es larga pero vale exprimirla en cada minuto. Por las dudas, el Metrorío funciona las 24 horas, para que nadie diga que no pudo llegar adonde sea. Para muchos acá está, y no en el mucho más for export desfile en el Sambódromo, la verdadera esencia de la fiesta. “Lo que hace grande al carnaval aquí es el pueblo brasileño. Es alegre, divertido y con diez reales hace magia. Eso es algo difícil de entender, porque sigue siendo un pueblo sufrido”, dice Marcelo Rodríguez (40), un uruguayo que hace más de 30 años vive en Rio y que atiende la Barraca do Uruguai, una tienda de comida en Ipanema fundada por sus padres, uruguayos también.

Volta Alice es un bloco de los llamados medianos, cumple diez años y los festeja en la zona que lleva su nombre con una fiesta callejera a la que asistieron más de cinco mil personas (el Sargento Pimienta atrajo a 125 mil). Un micrófono, instrumentos, parlantes en una camioneta para recorrer el barrio y ya está. El público hace el resto disfrazándose, jugando a ser otro, perdiendo las inhibiciones, bailando y tomando cerveza, vital elemento del cual se estima se consumen 50 millones de litros en cuatro días.

Al final, uno se vuelve felizmente adicto a la gente, al samba, a las marchinhas, al color, al calor y al sudor. Los termómetros marcan 32 grados, la sensación térmica es muchísimo mayor. Los romances espontáneos y fulminantes comienzan a surgir a un lado y a otro. “Romance”, claro está, es un eufemismo: el gobierno reparte unos absolutamente necesarios 104 millones de condones en estos días. Solo un pueblo tan religioso como el brasileño puede concederse tanta permisividad y descontrol en estos tiempos previos a la cuaresma.

Todo el universo de fantasía se despliega hacia donde se dirija la vista. Está la insólita pareja del Che Guevara y Frida Kahlo, está Super Mario y el Capitán América, hay un tipo vestido solo con una toalla y novias por doquier. También abundan los homenajes a quien parece ser el mayor aporte de la cultura hispanoparlante a Brasil: El Chavo del Ocho. Todos están como el mismo objetivo. Como en Fiesta, de Joan Manoel Serrat, el rico luego volverá a su riqueza y el pobre a su pobreza, pero hasta que no llegue la resaca ambos bailarán juntos vestidos con sus mejores trajes. Y en Rio el mejor traje es un disfraz.

A la avalancha de basura, una sonrisa a ritmo de samba

Cuando terminaba el Carnaval de 1997, un gari (trabajador de limpieza) de Rio de Janeiro llamado Renato Luiz Feliciano Lorenzo decidió ponerse a bailar samba luego del pasaje de una escola, acompañado solo con su escoba y con un rostro que rebosaba felicidad. Lo hizo con tal maestría que el público y la prensa lo adoptaron de inmediato como Renato Sorriso (sonrisa). Desde entonces, él se convirtió en un símbolo más de O maior show da Terra, grabó comerciales de televisión, desfiló en la escola Portela e incluso representó a su ciudad en la ceremonia de cierre de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, antesala de Rio 2016.

Para este Carnaval de Rio hubo huelga de garis, que reclamaban mejoras salariales. Las calles, sobre todo las céntricas, quedan tapadas por toneladas de basura. Sin embargo, la pista del Sambódromo siempre queda inmaculada entre el paso de una escola y otra. El mismo Sorriso, al frente de una cuadrilla de limpieza -siempre bailando, siempre sonriendo y siempre recibiendo una tremenda ovación- tuvo mucho que ver en eso. Que nada detenga al Carnaval.

Los niños a ritmo de marchinha

El Carnaval de Rio tiene su espacio para los niños. El bloco Largo de Machadinho mais no Largo do Suquinho deslumbra con su despliegue de dibujos, juegos, bailes y canciones infantiles en ritmo de marchina, y con familias enteras de pitufos, supermanes y bahianas. Su director Lula Dias, un abuelo canoso, flaco y siempre sonriente, explica que se busca que las crianças desarrollen pronto el gusto por el carnaval. También sirve para que padres y madres que gustan de la fiesta y no tienen con quién dejar a sus hijos puedan aquí despuntar el vicio.

El Sobaco le canta a Uruguay

Los blocos surgen espontáneamente, formados por un grupo de amigos, y puede llegar a formar una legión de foliões (fiesteros o fans). Son los grandes responsables de la fiesta en la calle, su actuación comienza varios días antes de los desfiles en el sambódromo, y muchos tienen nombres realmente ingeniosos: Segura que eu balanço (algo así como “Agarrate que sacudo”), Largo do Machado mais no Largo do Copo (“Suelto el machete pero no el vaso”, juego de palabras con la zona conocida como Largo -plaza- do Machado) y Suvaco de Cristo (Sobaco de Cristo).

Este último, llamado así porque desfila en la zona del Jardín Botánico haciendo ángulo recto con el brazo derecho de la sombra del Cristo del Corcovado, le dedicó una canción a un vecino del Sur que recientemente legalizó la producción, venta y consumo de marihuana: Como en el Sobaco no hay / Vamos a hacer del Sobaco un gran Uruguay.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- El País Digital

Gran show final

Carnaval en cancha grande

Doce conjuntos actuarán hoy en el Centenario

Juan Samuelle @juansamuelle

Don Timoteo actuará en el cierre del “carnaval solidario”

Doce conjuntos actuarán hoy desde la hora 18:30 en el Estadio Centenario, en el show final de la zafra carnavalera de 2014, actividad organizada por la gremial de los carnavaleros –Daecpu– a beneficio del Cottolengo Don Orione y de la Asociación Pro Recuperación del Inválido.

El escenario se instaló ayer sobre el campo de juego, de frente a la tribuna Olímpica. Las entradas cuestan $ 80 la platea y $ 60 la tribuna. Ya están a la venta en los locales de Abitab y hoy se podrán adquirir en las boleterías de esa tribuna del Centenario.

Durante media hora y en ese orden actuarán: Aristophanes, La Compañía, Cyranos, Yambo Kenia, A Contramano, Sarabanda, Momosapiens, Tabú, Momolandia, Sociedad Anónima, Don Timoteo y Zíngaros.

Este “carnaval solidario” concluirá pasada la medianoche y durante el mismo se divulgará el nombre de la comparsa ganadora de la Copa Mandela, que se dará al mejor tema inédito en homenaje al expresidente de Sudáfrica que haya integrado el espectáculo exhibido en el concurso.

Programa.

-

Comunicado de DAECPU

Carnaval Solidarios 2014 – 20 de Marzo | NO SE SUSPENDE

Daecpu ofrece el más sentido pésame a la familia del taxista Antonio Frausen, y anuncia por este medio que el espectaculo agendado para hoy 20 de marzo de 2014 no se suspende por el paro general del transporte.

Al término del espectáculo habrá lineas de CUTCSA y taxis para el retorno a vuestros hogares.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- ElObservador, DAECPU

Ganadores de las Menciones 2014

En el salón Azul de la Intendencia fueron entregados los trofeos a los ganadores de las Menciones del Carnaval 2014.

Integrantes de murga Cayó la cabra reciben premio de la intendenta Ana Olivera

Los ya conocidos desde la Noche de los Fallos por serlo en elección directa:

  • Figura Máxima de Carnaval: Walter “Cucuzú” Brilka (Los Muchachos)

  • Revelación de Carnaval: Ernesto Pérez (Yambo Kenia)

  • Figura de Oro: César Pintos (Sarabanda)

  • Mejor espectáculo de Carnaval: Zíngaros

A continuación los elegidos de la nómina de candidatos:

  • 1. Mejor bailarina: Carla Latorre (Tabú)

  • 2. Mejor bailarín: Cristopher Ramírez (La Compañía)

  • 3. Mejor vedette: Micaela Pintos (Sarabanda)

  • 4. Mejor cuerpo de baile de revistas: Tabú

  • 5. Mejor cuerpo de baile de lubolos: Yambo Kenia

  • 6. Mejor coreografía de Carnaval: Tabú

  • 7. Mejor mama vieja: Faustina Avelino (Sarabanda)

  • 8. Mejor gramillero: Gonzalo Rodríguez (Serenata Africana)

  • 9. Mejor escobero: Gustavo Berlingieri (Yambo Kenia)

  • 10. Mejor cuadro de lubolos: Esa Vieja Canción (Sarabanda)

  • 11. Mejor puesta en escena de murga: A Contramano

  • 12. Mejor puesta en escena de parodistas: Zíngaros

  • 13. Mejor puesta en escena de lubolos: Yambo Kenia

  • 14. Mejor puesta en escena de humoristas: Cyranos

  • 15. Mejor vestuario de murga: Tissora Indumentaria, Luis Halter (Momolandia)

  • 16. Mejor vestuario de revistas: Fernando Olita, Isabel Silveira, Mabel Fiuri, Marianela Méndez, Beatriz Hernández, Natalia Isabella y Luis Halter (Tabú)

  • 17. Mejor vestuario de humoristas: Agustín Camacho, Gerardo Gómez y Ana Perdomo (Sociedad Anónima)

  • 18. Mejor vestuario de parodistas: Luisita Altesor y Elizabeth Silveira (Zíngaros)

  • 19. Mejor vestuario de lubolos: Daniel Rodríguez, Mario Rodríguez, Cecilia Guadalupe y Carlos Larraura (Yambo Kenia)

  • 20. Mejor maquillaje de murga: Rosario Vignoli (Don Timoteo)

  • 21. Mejor maquillaje de lubolos: Cristina García Zorrilla (Yambo Kenia)

  • 22. Mejor maquillaje de revistas: Damián Fernández y Claudia Piedeferri (Tabú)

  • 23. Mejor batería de murga: Garufa

  • 24. Mejor cuerda de tambores: C 1080

  • 25. Mejor conjunto musical: Yambo Kenia

  • 26. Mejor interpretación vocal masculina: Sergio Occhiuzzi (Momosapiens)

  • 27. Mejor interpretación vocal femenina: Patricia Duarte (C1080)

  • 28. Mejor solista de murgas: Claudio Rojo (Garufa)

  • 29. Mejor coro de murga: Momolandia

  • 30. Mejor letrista de murgas: Andrés Etcheverry, Camilo Fernández, Emiliano Belmudes, Gastón Tróccoli, Lucas Pintos y Martín Mazzela (Cayó La Cabra)

  • 31. Mejor letrista de parodistas: Marcelo Vilariño (Zíngaros)

  • 32. Mejor letrista de humoristas: Maximiliano Xicart, Fabricio Speranza, Marco González y Leonardo Perla (Cyranos)

  • 33. Mejor letrista de lubolos: Leonardo Preziosi, Washington Salvo y Alejandro Luzardo (Yambo Kenia)

  • 34. Mejor figura de lubolos: Edelweiss Loyate (Sarabanda)

  • 35. Mejor figura de revistas: Clara Cristóbal (Tabú)

  • 36. Mejor figura de humoristas: Gustavo Uboldi (Sociedad Anónima)

  • 37. Mejor figura de parodistas: Aldo Martínez (Zingaros)

  • 38. Mejor figura de murgas: Maximiliano Tuala (Cayó La Cabra)

  • 39. Mejor humorada: Cinco mujeres y una elección (Cyranos)

  • 40. Mejor parodia: Media noche en Nuevo París (Momosapiens)

  • 41. Mejor comunicación: Aristóphanes

  • 42. Mejor saludo de murga: Don Timoteo

  • 43. Mejor retirada de murga: La Trasnochada

  • 44. Mejor cuplé: Los Parásitos del Estado (Don Timoteo)

  • 45. Mejor director de murga: Sergio Ribero (Diablos Verdes)

  • 46. Mejor arreglador coral: Andrés Atay (Zíngaros)

  • 47. Mejor coro: Zíngaros

  • 48. Mejor iluminación: Eduardo Guerrero (Diablos Verdes)

  • 49. Mejor escenografía de Carnaval: Zíngaros (Darío Spósito)

  • 50. Mejor letrista de Carnaval: Andrés Etcheverry, Camilo Fernández, Emiliano Belmudes, Gastón Tróccoli, Lucas Pintos y Martín Mazzela (Cayó La Cabra)

.

Lista de todos los nominados.

Galería de fotos del acto de entrega.

.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- CdF/ radio LaCatorce10, imm

César Pintos, Figura de Oro

Una lata de aceite y una barrica de yerba, sus primeros tambores

Creador de Sarabanda, uno de los últimos patriarcas del candombe y distinguido con el máximo lauro individual en el Concurso de Carnaval 2014, recordó cómo comenzó su romance con el tambor

Juan Samuelle @juansamuelle

César Pintos, a los 79 años, como Mandela en Sarabanda

Con su mano derecha y un pañuelo de seda bordó se secaba la transpiración. Venía de bailar entre vedettes y tambores por la platea del Teatro de Verano. En la mano izquierda aferraba la copa que su comparsa, Sarabanda, recibió por el vicecampeonato en el Concurso de Carnaval. Tras casi ocho décadas golpeando lonjas, las manos curtidas son de César Pintos, distinguido como Figura de Oro del Carnaval, premio reservado para un puñado de artistas.

“No lo dije antes, pero estoy convencido, cuando Larbanois y Carrero cantan el tema de los negritos (Comparsa silenciosa, cuya letra dice: “Toca que te toca soñando va… cinco morenitos por la ciudad…”), estoy seguro que somos mis amigos y yo, tengo que preguntarles quién les contó mi historia para que la hagan canción”, dijo a El Observador.

Pintos, viejo luchador de la expansión de la cultura candombera, tiene 79 años y nació en el Cordón, en el conventillo Gaboto, entonces ubicado en esa calle entre Paysandú y Cerro Largo. “Nadie me enseñó a tocar, desde chiquito andaba en la calle con otros gurises en un barrio de muchos tamborileros, en una época en la que el tambor no estaba tan extendido. Y se aprendió mirando a los grandes, pidiéndoles el tambor para probar un cachito…”.

Mientras recibía abrazos y pedidos para sacarse fotos, le preguntó al periodista si recordaba aquellas latas de aceite de mesa de dos litros. Ante la negativa, contó: “Con esas latas (se las daba su mamá, María Petrona) empecé: fueron mis primeros tambores. Era lo que teníamos los negritos chicos, ¡pero mire que nos daba para ser felices!”.

El pasaje a la madera fue “con lo que había a mano: la yerba venía en barricas de cinco kilos y de ahí sacábamos la madera, aprendimos solos, a hacerlos y a tocar”.

Los primeros tambores “de verdad” que tuvo y tocó fueron de los que construía un artesano, El Gaucho Valentín. Le llegó a los 16 años. “Costaba mucho tener uno: el primero lo compré en la talabartería Raimondez, que era famosa, en Sierra (hoy Fernández Crespo) entre La Paz y Galicia, en el puente”, recordó.

“¿Cómo? Hubo que juntar los pesitos, salíamos a tocar con lo que podíamos por las calles y uno iba adelante con el platillo para la moneda… así fuimos comprando tambores, y nos ayudó Juan Velorio (experto artesano fabricante en tambores), que se crió con nosotros”. Valían $ 80 de aquella época, “hoy veo que salen varios miles de pesos”, agregó.

Exfuncionario municipal y exverdulero en las ferias, hoy, “cuando hay que salir a pelearla”, Pintos compra y vende diferentes artículos en la zona de comercios mayoristas de Arenal Grande. Vive en la zona del Mercado Agrícola. Está casado con Blanca Rosa (en la medianoche del jueves, por alguna nana, miró por la tele cómo su esposo era homenajeado). Tienen cuatro hijos y seis nietos. Y para el primer bisnieto “no falta tanto”.

La primera comparsa en la que salió, “informalmente” precisó, fue Fantasía Negra. Después lo hizo en Morenada. Ambas eran de enorme prestigio: la primera ganó seis veces el concurso y la segunda, 11. También recuerda con cariño a Las Llamadas del Cordón. “Las sacábamos con mi hermano y la flota del barrio; no es por sacar pecho, pero tocábamos tan bien que se arrimaba gente de todos lados”.

Ser la Figura de Oro, dijo emocionado, “significa mucho: es grandioso, me dio una gran alegría a esta altura de la vida, aunque voy a vivir muchos años más”, se apresuró a decir con una pícara sonrisa.

“Estoy en paz, he dado un lindo ejemplo a mis hijos, heredaron mi cariño por esto y hacen las cosas con amor y conocimiento. Este premio es para que ellos estén orgullosos de su viejo”, reflexionó.

De Yambo Kenia, primer premio de este año, dijo: “Y… anduvo bastante bien, pero que me disculpen, para mí que yo anduve mejor. Por suerte hay revancha, veremos el año que viene”, dejando claro que lejos está de bajar los brazos.

Invasión blanca

César Pintos ve con agrado la expansión de la cultura del candombe por Montevideo y el interior del país: “Hay como una invasión de la colectividad blanca. Hoy es la que más toca el tambor y la que más baila, ¡es la realidad! Le ha dado popularidad y es positivo. No me parece mal, estoy contento por eso”. Añadió que los periodistas de carnaval señalan con asombro que “hay mayoría de bailarinas que no son negras, pero bueno, si las de mi colectividad no quieren bailar… ¡Algún día se van a avivar!”.

La cifra

1987… ese año, Don César Pintos fundó Sarabanda, ganadora de cinco Llamadas y tres veces en el Concurso de Agrupaciones en el Teatro de Verano, la última de ellas en 2013.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- ElObservador

Carnaval y política

La murga y su texto

Hacia fines de enero escribí sobre la murga y el leve pero marcado proceso de desfrenteamplización de su discurso, que abandonó las formas casi propagandísticas que había llegado a asumir para complejizarse en sus planteos políticos, tendencia que se confirmó en este carnaval.

Emiliano Tuala

Ya finalizada la fiesta de Momo, es posible hacer un breve repaso de las opiniones y abordajes políticos más repetidos en los espectáculos murgueros de la temporada, entendiendo la política tanto en el sentido más amplio del término como en el más estricto.

Si nos remitimos a lo partidario, es notorio que los partidos Nacional y Colorado siguen siendo cuestionados y objeto de burlas sin piedad: Pedro Bordaberry, Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, entre otros dirigentes opositores, fueron un blanco constante de los letristas, mientras que Asamblea Popular y el Partido Independiente pasaron casi inadvertidos. La precandidatura frenteamplista de Constanza Moreira obtuvo un par de menciones, ni críticas ni elogiosas, a la vez que el presidente Mujica sólo recibió chistes menores.

Pero el carnaval que termina deja un saldo especialmente negativo para el Frente Amplio (FA): numerosas murgas se mostraron muy duras con dicha fuerza política y con el gobierno, y entre ellas merece una mención especial Falta y Resto. La “de las cuatro estaciones” no vaciló en ubicar al FA al margen de lo que -consideró- es y debe ser la izquierda. Oscilando entre críticas bien terrenales y planteos de tipo más filosófico, cuestionó con brutalidad la falta de espacios para la militancia juvenil, el abandono de los idearios latinoamericanista y artiguista, la obediencia y la obsecuencia como posturas políticas naturalizadas, así como la precandidatura del doctor Tabaré Vázquez. Pero éste no fue el único dardo que recibió el ex presidente. Desde la potente irreverencia de Metele que Son Pasteles, hasta el estilo jocoso de A Contramano, pasando por una La Gran 7 que en dos versos se mostró lapidaria, Vázquez se convirtió en una de las figuras más castigadas por los coros murgureros. Un matiz presentaron Curtidores de Hongos y Momolandia, que compensaron sus reparos hacia el candidato favorito argumentando que blancos y colorados no han gobernado mejor que el FA, y renovando por ese motivo sus esperanzas en un tercer gobierno frenteamplista.

Por su parte, la idea de un Uruguay que progresa linealmente (entre otras cosas, gracias al boom del consumo, las inversiones extranjeras y los megaemprendimientos) ha sido fuertemente rebatida por Garufa, La Gran Muñeca, Falta y Resto y Diablos Verdes. El caso de esta última (“la murga consecuente”) resulta por demás interesante: a simple vista, su espectáculo careció de cuestionamientos al oficialismo, pero su texto incluyó una de las críticas conceptuales más agudas que se le han hecho a la izquierda gobernante, referida a la derrota cultural del progresismo a manos del consumismo y la violencia. Desde luego, este señalamiento también apuntó a la sociedad.

En una línea similar, que implica una crítica al sistema en términos generales, y de un modo más particular y solapado al gobierno, discurrió uno de los mejores momentos del carnaval 2014: el descontento de la juventud para con el mundo del trabajo, expresado en un ácido y divertido cuplé de Cayó la Cabra.

En cuanto al tema seguridad/inseguridad, algunos repertorios asumieron posturas que podríamos catalogar como progresistas e inclusivas, que otros combinaron con clichés algo reaccionarios, como en los casos de La Margarita y Garufa. Este último conjunto, no obstante, tuvo la virtud de abordar y condenar, al igual que La Trasnochada, los abusos policiales. Sinceramente, creí que el crimen del joven Sergio Lemos, asesinado por la policía en Santa Catalina, iba a merecer otra atención. También hay que destacar que la sociedad se vio cuestionada por su derechización al momento de plantear soluciones en la “lucha contra la inseguridad”. El estado de la educación, en tanto, fue abordado en reiteradas ocasiones, siempre con diagnósticos negativos y repartiendo responsabilidades, pero sin demasiada profundidad.

La aprobación del matrimonio igualitario y la legalización de la marihuana, que integran la llamada “nueva agenda de derechos”, fueron celebradas por numerosos espectáculos. La inflación, los medios de comunicación, la presidenta argentina Cristina Fernández y la memoria histórica reciente, respecto a lo sucedido durante la última dictadura, también estuvieron presentes en diversos repertorios.

En resumen, el carnaval 2014 ofreció una categoría de murgas que, si bien desde lo artístico puede que no haya estado en su mejor año, resultó variada en cuanto a las formas y contenidos de sus discursos políticos. La desfrenteamplización de la murga, es decir, el abandono de los panfletos partidarios, enriquece a los espectáculos al tornarlos menos predecibles, más contradictorios (internamente y entre sí). Casi transcurrida la década frentista, me atrevo a pensar que el reacomodo de muchos esquemas de pensamiento encuentra su correlato en la variedad de posturas políticas que asumen los letristas, y en la amplitud de repercusiones que se generaron a partir de ciertas propuestas. Y aunque los textos puedan seguir cayendo en lugares comunes, convalidando ciertas veces un sentido común dominante reaccionario, la murga continúa siendo un valioso espacio de la cultura nacional donde se abordan otros temas, o los mismos temas desde otro lugar. Y ello, por si fuera poco, se da en el marco de un carnaval masificado como nunca antes.

Como espectadores e individuos críticos, siempre podemos exigir más ingenio y transgresión. Pero el carnaval uruguayo no deja de ser un oasis de reflexión y talento, sobre todo si lo comparamos con la mayoría de los productos que a diario ofrecen nuestros medios de comunicación locales. Y particularmente la murga, como expresión de las virtudes y contradicciones populares, como espejo de la realidad y como soñadora de otras realidades, goza de buena salud.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- LaDiaria

Agenda – Marzo

Carnaval 2014

.

Carteleras de tablados y datos.

.

Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas

Sábado 1 – Comienza la Liguilla

Los 24 conjuntos que clasificaron a la tercera rueda.

Programa de Etapas de la Liguilla.

Noche de Fallos

Del sábado 8 a la madrugada del domingo 9.

Lista de ganadores y puntajes finales.
Menciones especiales.
Premios Romeo Gavioli.

Noches de ganadores y entrega de premios.

Jueves 13, viernes 14 y sábado 15.
Esquema de la programación.
Programa de los 3 días.

Festival de Murga Joven

Domingo 16 – Sala Zitarrosa.

Entrega de Menciones

Miércoles 19. El acto público se realiza en salón de la Intendencia.
(público en general abstenerse, por lo reducido del lugar apenas entran los nominados, familiares y cercanos). A partir de las 19:30 transmiten por radio Carnaval del Futuro, Carnaval de CX 42, Colados al Camión.
Ganadores de las Menciones 2014.

Festival de cierre del Carnaval 2014

Jueves 20 en el Estadio Centenario.
La programación incluye conjuntos que no entraron en la Liguilla.

.

Mas espectáculos en el mes.

-

Concurso: lo que hay para recordar y juicios para discutir

Fallos: los criterios personales no dejan ver las diferencias entre grupos

Se cierra la temporada de Carnaval en el Teatro de Verano con la actuación de los cinco primeros premios. Mientras las luces se apagan, es buen momento para hacer una evaluación de lo que dejó este Carnaval 2014.

ANA LAURA DE BRITO

Aparte del primer premio en murgas, el grupo ofreció un trabajo memorable: “Buscando al enemigo”.

Los espectáculos de Cyranos, Cayó la Cabra y Aristóphanes seguramente serán recordados en su totalidad por el nexo que generaron con el público desde distintos lugares de la comunicación. Los homenajes a Mandela realizados por todas las comparsas de este Carnaval también fueron parte importante de la fiesta, así como los homenajes que surgieron ante la noticia del fallecimiento de Carlos Páez Vilaró. La primera realización de un `mapping` en nuestro carnaval, incorporado por parodistas Los Muchachos, también tendrá su espacio en el la memoria colectiva de Momo.

Desde hace un tiempo la fiesta de Momo incursiona en temáticas que involucran más lo emocional del espectador a través de la mirada introspectiva de la sociedad. Desde allí se establecen algunos espacios de reflexión que trascienden el espectáculo en sí mismo para crear espacios de reflexión que lo trascienden.

Memorables.

En este sentido el Carnaval 2014 deja dos de esos grandes momentos que abren espacios de reflexión sobre las conductas. El primero de ellos es la temática abordada por Cayó la Cabra en un espectáculo denominado Pop, desde el cual se analiza la necesidad de pertenencia del ser humano y su lucha por identificarse con algún grupo como la forma de escapar a la sensación de vacío. El planteo tiene que ver con una mirada que nos involucra como colectivo y como seres individuales y nos obliga a cuestionarnos interiormente.

El otro gran planteo de este 2014 fue el realizado por la murga ganadora Don Timoteo desde su trabajo titulado Buscando al enemigo, desde donde se mira críticamente la necesidad humana de encontrar continuos enemigos que justifiquen las luchas constantes que la vida nos plantea.

Desde dos lugares se aborda en definitiva lo mismo: la esencia del ser humano y el relacionamiento con sus pares, se habla del miedo a la soledad y de la importancia de reconocerse en esa soledad e identificarse con ella para crecer como individuos.

Ambos utilizan el humor como herramienta y logran introducir al espectador en un espacio de reflexión que hace que una vez finalizado el espectáculo, uno ya no sea el mismo. En definitiva, se cumple el objetivo del arte cuando la obra nos modifica como seres.

A las escondidas.

Los puntajes dejaron una serie de certezas en el modo de evaluación de un jurado que permiten realizar algunos análisis un poco más detallados sobre las formas en la que los conjuntos llegan a ocupar determinados lugares en la competencia. También se conoció la lista de ternas para menciones, lo cual permite tener otro panorama de la visión del jurado, que extrañamente no coincide en su totalidad con los puntos que el jurado otorga. Un claro ejemplo de esto se da en la categoría de humoristas, donde llama poderosamente la atención el hecho de que el conjunto ganador, Sociedad Anónima, no obtenga ninguna mención a sus humoradas ni a sus letristas y los premios se otorguen en forma directa a Cyranos, quienes obtienen apenas una ventaja de 8 puntos en el rubro durante toda la competencia, en 560 puntos posibles en lo que responde estrictamente al rubro textos e interpretación.

Esto lleva a otra interrogante que viene planteándose desde hace mucho tiempo y que no se ha podido responder: no se puede comprender cómo teniendo una escala tan amplia para emitir un juicio, apenas se utilice una ínfima parte de la misma. Sociedad Anónima gana por apenas un punto en un total de 1680 en disputa.

En esta categoría se da una situación llamativa que deja en evidencia que las escalas se manejan en forma muy dispar, dependiendo del criterio de cada uno de los jurados. Así, en el rubro coreografía y bailes se marcan 10 puntos de diferencia entre ambos conjuntos, en un total de 70 posibles.

Esta situación genera a veces lecturas que pueden ser consideradas erróneas porque se termina responsabilizando de los resultados finales al jurado que más diferencias marca, cuando en realidad las escalas existen para utilizarlas. Debería empezar a responsabilizarse también a los jurados que no utilizan las escalas para evidenciar las diferencias cuando éstas realmente existen.

Los puntajes reflejan un montón de situaciones en este sentido, más allá de los resultados finales, pero el ejemplo anteriormente citado es el más claro porque manifiesta que las diferencias que no se marcan correctamente pueden terminar cambiando un resultado, y en el caso mencionado el título de una categoría. Nada menos.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- El País Digital

“Ni tan raro, ni tan normal” – Murga Joven

Domingo 16 de marzo – 20:30 hs.

Los ganadoras del último encuentro de Murga Joven, Haganse Cargo, Harzo Monigote y La Milanga nacional, se dan cita en Sala Zitarrosa y prometen demostrar que no son “Ni tan raras, ni tan normales”.

 

Provenientes de un movimiento que ha sido símbolo de renovación e innovación en la escena carnavalera y cultural del Uruguay, vienen a mostrar sus espectáculos que pueden ser disfrutados tanto por los defensores de lo más tradicional del género.

Localidades: Anticipadas $150. Día de la función $220.

Estos laureados espectáculos presentan propuestas que logran una notable comunicación con el público, sin abandonar la frescura y la característica originalidad de los participantes del Encuentro de Murga Joven.

La propuesta de Háganse Cargo ronda entorno a los clichés. La murga, cansada de fracasos comunicativos con la platea, decide mudarse (por recomendación de excelsos carnavaleros) a “Covicliché”, la cooperativa de vivienda de los clichés. Una vez allí, transita a través de toda clase de estereotipos buscando el “lugar común” que le quede cómodo para instalarse. Siempre persiguiendo el humor desde la ironía y el absurdo, la murga cuestiona los clichés a la vez que los reconoce y los hace suyos.

En “Harzo Monigote para niños” unos graciosos personajes conocidos como “Los monigotes” suben a las tablas para realizar el primer espectáculo de murga dirigido al público infantil. A la manera de las mejores obras teatrales y películas para niños, seduce y gusta por igual al público adulto e infantil, por su equilibrada mezcla de humor, ingenio y ternura. “Harzo Monigote para niños” es un espectáculo integral, en el que todos los detalles están cuidados y en función del hecho artístico.

El espectáculo 2013 de La Milanga Nacional trata sobre “las relaciones”: Se desplega en escena con mucho humor el juego de computadora “los sims” para llevar al absurdo las formas -por momento injustas- en que nos relacionamos; también se ponen en juego “las relaciones” del Pericón Nacional y las relaciones entre minorías y sus luchas cuando aparece “Denis-celíaco” -personaje que padece de celiaquía y tendrá algunos reclamos por hacer-. La murga muestra una gran comunicación con el público desde el humor absurdo, la creatividad, la ternura y la reflexión.

  • Menciones Haganse Cargo:

    • Mejores Letras

    • Mejor Puesta en escena

  • Menciones Harzo Monigote:

    • Mejores letras

    • Mejor maquillaje

    • Mejor cuplé “El cumpleaños”

    • Mejor presentación

    • Mejor uso de instrumentos alternativos

    • Mejor coro

    • Mejor vestuario

    • Mejores arreglos corales

  • Menciones La Milanga Nacional:

    • Mejor Personaje: “Denis Celíaco”

    • Mejor Cuplé: “Los sims”

    • Mejor Momento: La piscina

Historia de las murgas

La murga joven Háganse Cargo se origina a partir de un taller de murga dictado por el grupo creativo de La Mojigata en el TUMP en el año 2008, quedando en la memoria de sus talleristas, no tanto por su creatividad e ingenio, sino por la cantidad de cuotas que, hasta hoy en día, les deben. Al año siguiente, la base del grupo del taller (unos 15, de los cuales 12 siguen en la actualidad) decide presentarse en el Encuentro de Murga Joven. La murga logra dar el “batacazo” y colarse entre las 20 mejores propuestas del Encuentro. Desde 2009 Háganse Cargo se ha presentado ininterrumpidamente en el Encuentro de Murga Joven, ubicándose siempre dentro de las 20 mejores propuestas y logrando en dos ocasiones (2011 y 2013) la mención a “Mejor Espectáculo”. Los espectáculos que han llevado a cabo desde su formación son “Los mil y un cuplé” en el año 2009, espectáculo con el que alcanzaron la “Mención a la Autenticidad”, “Mejor momento” (con el cuplé de “Las dos murgas”) y “Mejor personaje secundario” (por el paralizado). En el año 2010 se le dedica el espectáculo al monte de la francesa, quedándose con la “Mención al mejor momento” (estribillo socializador) y “Vestuario más creativo”. En el 2011 el espectáculo se llamó “Ciclo básico”. Está dedicado a la educación y propone comprimir los primeros tres años de liceo en media hora. Este año obtienen la “Mención al mejor cuplé” (“Idioma español”) y “Mejor musicalidad” (probablemente por usar “Natael” de Monterrojo). Para el 2012 el espectáculo realizado es el de “los Multiuniversos” en donde se seguía la rutina de un personaje en cada uno de los universos posibles. En este año las menciones obtenidas son la de “Mejores textos”, “Mejor presentación” y “Mejor cuplé” (por “El Universo al revés” y “El universo explícito”). Finalmente, en el año 2013 tocan el tema de los clichés, planteando una cooperativa de viviendas llamada Covicliché. En este año la murga consigue la “Mención mejores textos” y “Mención mejor puesta en escena”

Harzo Monigote se conforma en 2008 a partir de un grupo de ex alumnos del Colegio y Liceo Latinoamericano, que se junta para presentar un espectáculo en el Encuentro de Murga Joven. Pese a surgir como un grupo de amigos, casi sin experiencia en el rubro, la murga logra un suceso importante ese primer año por su propuesta innovadora, fresca e inteligente. Esto le permite pasar a la etapa final del Encuentro y obtener una mención a los textos de la murga. A partir de ese año, el colectivo artístico inicia un proceso de crecimiento continuo tanto en términos artísticos, como organizativos y de gestión, que lo lleva a alcanzar rápidamente importantes logros y apostar a nuevos horizontes. Desde 2010 la murga busca nuevos espacios para difundir su arte con base en la autogestión, llegando a escenarios importantes de la plaza local como Sala Zitarrosa, Teatro AGADU, Sala La Experimental, Teatro AEBU, entre otros. Además, en 2013 sale por primera vez de la capital para participar del cierre del Encuentro de Murga Joven de Salto junto con Cayó la Cabra, murga que ha tenido actuaciones destacadas en las últimas ediciones del Concurso Oficial del Carnaval. En este sentido, otro puntal del crecimiento del colectivo es el trabajo conjunto con otras murgas. Harzo Monigote ha compartido escenario, integrantes y emprendimientos con murgas que hoy son animadoras del Carnaval y que provienen del Encuentro de Murga Joven como Cayó la Cabra, Fogata y Tuca y Metele que son Pasteles.

La Milanga Nacional nace en 2009 como un grupo de amigos que por primera vez se presenta al Encuentro de Murga Joven que organiza la Intendencia de Montevideo y el TUMP. Desde ese entonces se han presentado sucesivamente en dicho Encuentro, presentando además sus distintos espectáculos en distintos barrios, en grandes actos de masas, colaborando con organizaciones sin fines de lucro, clubes barriales, escuelas, asociaciones civiles, Comuna canaria y otros. Sus espectáculos se caracterizan por problematizar en torno a temas como “la mugre” (2010), “El control” (2012) y “Las Relaciones” (2013) ubicando al público en el lugar de “co-pensador” de los temas al establecer un vínculo humorístico a través del absurdo y la ironía. Año a año la murga fue superándose y creciendo en textos, creatividad, coro, puesta en escena, animándose a correr otros riesgos y cristalizando una identidad cada vez más propia. En 2012 La Milanga Nacional gana menciones a “mejor texto” y “mejor cuplé” por el cuplé del “war”. Finalmente en 2013, gana mención a “mejor espectáculo” junto a “mención cuplé” -por el cuplé de los sims-, “mejor momento” por “la piscina” y “mención al personaje” -por Denis celíaco-.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- SalaZitarrosa

Espectáculos en la explanada

Carpa de las Artes desde hoy al domingo 23

La Intendencia de Montevideo ofrecerá ocho días de espectáculos abiertos a todo público, desde el domingo 16 en la explanada de la sede comunal.

Música, danza y teatro conforman la propuesta que se desarrollará en la carpa de la Intendencia, en el marco de los festejos de Montevideo Capital Iberoamericana de la Cultura. La programación es la siguiente:

  • Domingo 16

    • Hora 17:30 – La Terminal, clowns con alas

    • Hora 19 – Inauguración: intendenta de Montevideo, Ana Olivera

    • Hora 19.15- Mora/Goicoechea (música)

    • Hora 20 – Gabriel Estrada (música)

  • Lunes 17

    • Hora 19:30 – Ciclo de cine uruguayo, cortometrajes.

    • Hora 20 – La culpa del cordero de Gabriel Drak (no apta 15 años)

  • Martes 18

    • Hora 19 – Obra teatral Y nunca nos separarán, de Jon Fosse, con dirección de Ana Peri, por el grupo Hecho en casa teatro

    • Hora 21 – Obra teatral Ave mater, de Dino Armas, dirigida por Lila García

  • Miércoles 19

    • Hora 20 – Tatita Márquez (música)

    • Hora 21 – Odair Tabárez (música)

  • Jueves 20

    • Hora 19 – Problemática, espectáculo de danza contemporánea que dirige Daniella Pássaro

    • Hora 21 – Obra teatral 6 seis, de Federico Roca, dirigida por Fernando Rodríguez Compare, por el grupo de teatro Siglo XXI

  • Viernes 21

    • Hora 20 – Alejandro Ferradás (música)

    • Hora 21 – Buceo Invisible (música)

  • Sábado 22

    • Hora 17 – Señor M, espectáculo teatral para niños y jóvenes, dirigido por Damián Barrera, por 20 Pies Teatro

    • Hora 18:30 – Desde, espectáculo de danza contemporánea, de Tamara Gómez

    • Hora 20 – Humoristas Cyranos

    • Hora 20:45 – Murga La Trasnochada

    • Hora 21:30 – Murga Cayó la Cabra

  • Domingo 23

    • Hora 17:30 – Los Cucas, danza para niños y adolescentes

    • Hora 19:30 – Fede Graña (música)

    • Hora 20 – Max Capote (música)

.

Actualizado lunes 17.

-

Publicado por UruguayCarnavalero
Fuente.- imm